Saltar al contenido

Barniz para madera: aplicaciones y funciones

febrero 23, 2022

En este articulo vamos a hablarle sobre el barniz para madera, su uso y funcionalidades. Un producto demasiado usado en trabajos de bricolaje y proyectos de decoración de interiores.

No obstante, ¿sabemos verdaderamente qué es el barniz, cómo utilizarlo, los diversos tipos que hay y cuál es el más correcto para nuestro emprendimiento?

Si quiere comprender la respuesta a todas estas cuestiones, tome buena nota de lo que iremos a contarle en este texto.

QUÉ ES EL BARNIZ Y CUÁNDO EMPEZÓ A UTILIZARSE

El barniz es una disolución de aceites o sustancias resinosas en un disolvente, que se volatiliza o se seca al aire por medio de evaporación de disolventes.

O la acción de un catalizador, dejando una cubierta o película sobre la área a la que se ha aplicado.

El barniz tiene un origen muy obsoleto.

De hecho, los egipcios ya lo empleaban en la decoración de sus tumbas.

Y los griegos como custodia de la madera de sus barcos contra el poder corrosivo de las sales marinas.

No obstante, su origen se ve más posible en la India, China o Japón, donde el arte de barnizar se ha datado medio milenio antes de Cristo.

Y con seguridad desde el siglo tercero, como una técnica de origen coreano.

Otras fuentes piensan que China y la India conocían los barnices bastante antes de que lo utilizasen los artesanos del lacado japonés.

En la actualidad la proporción de barnices accesibles en el mercado es muy amplia y se ajusta a algún necesidad de custodia que necesitemos.

TIPOS DE BARNIZ PARA MADERA

El barniz, aplicado a maderas y otras superficies de interior tiene como propósito embellecerlas y aportarles resistencia física y química.

En superficies exteriores, su aplicación ayuda a preservarlas de la acción de agentes atmosféricos.

Hay distintos tipos de barniz. Por un lado está el barniz sintético, que tiene enorme adherencia y resistencia a la intemperie. Es el barniz más usado en interiores y exteriores.

Otro tipo de barniz es el de poliuretano, con enorme adherencia a las superficies de madera y enorme resistencia al roce, los abrasivos y los disolventes. Se usa comunmente en interiores, en pisos, mesas y encimeras de madera.

Además existe el barniz acrílico, de acabado aterciopelado, aunque de menor resistencia al roce y al calor. Por lo general no amarillea con el pasar de los años, lo que mantiene el color de la madera.

Para terminar, podemos encontrar el barniz nitrocelulósico, con un acabado muy despacio y transparente. Se usa por lo general en la restauración de muebles.

TERMINACIONES DEL BARNIZ

El barniz facilita conseguir numerosos tipos de terminación en relación de cuál sea el propósito de nuestro emprendimiento.

Así, pude elegir por un barniz brillante, que está enormemente purificado y tiene enorme adherencia y durabilidad.

El barniz brillante impermeabiliza y otorga custodia a algún material ya pintado y es muy utilizado para la decoración y custodia de ventanas, armarios, muebles, etc.

Los barnices brillantes con filtros solares o filtros UV prolongan la vida de la madera y son fundamentalmente recomendables para superficies expuestas de manera directa al sol.

Barniz mate para madera

De la misma forma puede recurrir al uso de un barniz mate, que tiene las mismas propiedades que el brillante, pero la distingue de la terminación mate. Un barnizado mate no refleja brillos y absorbe la luz.

El barniz mate es más susceptible a las manchas, pero la mugre se puede remover con un trapo húmedo. Además otorga un aspecto más rústico y natural a la madera, disimulando las deficiencias. También puede inclinarse por un barniz semimate o satinado, que contribuye un brillo translúcido y despacio y resiste muchísimo más a las manchas.

De todas formas, puede elegir por un barniz fijador, que puede ser mate o brillante. Se utiliza como remate final de lienzos, pinturas, etc.

Es perfecto para proteger óleos acrílicos, tiza, carbonilla, pastel, témpera, etc.

EL DESARROLLO DE BARNIZADO DE MUEBLES Y SUPERFICIES DE INTERIOR

El desarrollo de barnizado acostumbra componerse de dos fases.

Una primera, y muy considerable, que piensa la aplicación de un barniz de fondo sobre la madera.

Esta primera mano tapa el poro y sirve de anclaje a las consecutivas capas.

Siempre es infaltante el lijado de esta primera mano para remover el exceso de producto una vez bien seco.

Por lo cual los residuos del lijado tendrán ser con apariencia de polvo, intentado dejar la área completamente traje y despacio al tacto.

La segunda etapa del barnizado de interior es la aplicación del barniz de acabado.

Que va a ser la mano determinante y, por consiguiente, la que va a proporcionar el aspecto final al mueble.

En el momento de barnizar es considerable que respete los tiempos de secado que señale el desarrollador.

Puesto que unos dedos tienen la posibilidad de arruinar todo el trabajo, obligándole a volver a lijar la región o, inclusive, la parte.