Saltar al contenido

Cómo cuidar una planta de lavanda de interior

marzo 27, 2022

La lavanda es una planta hermosa y fragante que puede agregar un toque de elegancia a cualquier hogar. Sin embargo, las plantas de lavanda de interior pueden ser difíciles de cuidar. Aquí hay algunos consejos sobre cómo cuidar las plantas de lavanda de interior para que prosperen.

Primero, a la lavanda le gusta mucha luz. Coloque su planta en un lugar soleado cerca de una ventana donde reciba al menos seis horas de luz solar por día. Si vive en una casa particularmente oscura, es posible que deba complementar con luces de crecimiento.

En segundo lugar, la lavanda necesita un suelo bien drenado. Asegúrese de usar una maceta con orificios de drenaje y agua solo cuando la tierra esté seca al tacto. El riego excesivo puede provocar la pudrición de la raíz, por lo que es importante pecar de precavido.

Tercero, la lavanda se beneficia de la fertilización regular. Use un fertilizante balanceado cada dos semanas durante la temporada de crecimiento y una vez al mes en el invierno.

Finalmente, la lavanda es susceptible a plagas y enfermedades. Esté atento a los signos de problemas y trátelos en consecuencia. Con el cuidado adecuado, su planta de lavanda de interior será una adición hermosa y fragante a su hogar.

¿Cuáles son los beneficios de cultivar lavanda en interiores?

La lavanda es una planta hermosa y fragante que puede agregar mucho encanto a cualquier espacio interior. Pero, ¿sabías que la lavanda también tiene muchos beneficios para tu salud y bienestar? Estas son algunas de las formas en que el cultivo de lavanda en el interior puede beneficiarlo:

Cómo cuidar la planta de lavanda de interiorCómo cuidar la planta de lavanda de interior

1. La lavanda puede ayudar a reducir el estrés y promover la relajación. Se sabe que el aroma de la lavanda es muy calmante y reconfortante, lo que la convierte en la planta perfecta para tener en casa si buscas relajarte después de un largo día.

2. La lavanda puede mejorar la calidad del sueño. Si tiene problemas para dormir, intente colocar lavanda cerca de su cama antes de acostarse. Se ha demostrado que el aroma de lavanda promueve un sueño más reparador.

3. La lavanda puede mejorar tu estado de ánimo y tus niveles de energía. Se sabe que el aroma floral y fresco de la lavanda es edificante y energizante, lo que la convierte en la hierba perfecta para tener a mano cuando necesitas un estímulo.

4. La lavanda puede ayudar a purificar el aire. Las plantas de lavanda son excelentes para ayudar a eliminar las toxinas dañinas del aire, lo que las hace ideales para espacios interiores donde la calidad del aire es una preocupación.

5. La lavanda puede repeler plagas. Si está buscando una forma natural de mantener a los insectos y otras plagas lejos de su hogar, intente colocar plantas de lavanda alrededor del perímetro de sus habitaciones. El fuerte aroma a lavanda ayudará a protegerse de las plagas.

Si está buscando una planta que sea a la vez hermosa y beneficiosa, no busque más allá de la lavanda. El cultivo de lavanda en interiores puede ayudar a mejorar su salud y bienestar de varias maneras.

Lavanda en interiores: cómo propagarla en interiores

Si desea ampliar su jardín interior a dos, tres o más plantas, la propagación de nuevas es el método más fácil y económico. Esto es óptimo si comienzas con esquejes, ya que te da un clon perfecto de tu planta actual. También es más rápido que comenzar desde la semilla.

Para comenzar, haga una mezcla de partes iguales de agua tibia y lejía (1 parte de lejía por 4 partes de agua). Asegúrese de que haya suficiente espacio para el contenedor. Usando su podadora, corte el extremo del tallo en un ángulo de 45 grados. 1 taza de vodka o alcohol isopropílico puede ayudar a evitar que la humedad entre en la taza durante el transporte.

  1. Llene un recipiente con tierra para macetas prehumedecida.
  2. Se deben usar dos hojas de madera dura o blanda, cada una de 4 pulgadas de largo. Retire todo el follaje de las 2 pulgadas inferiores del tallo y raspe ligeramente la piel de un lado.
  3. Cree un agujero en la mezcla para macetas más grande que el corte para permitir el drenaje.
  4. Tenga cuidado de llenar el agujero suavemente cuando lo coloque en la tierra para macetas.
Cómo cuidar la planta de lavanda de interiorCómo cuidar la planta de lavanda de interior

Fertilizar lavanda de interior

Cuando se trata del mantenimiento de la lavanda en interiores, una de las cosas más importantes que puede hacer es fertilizar su planta con regularidad. La lavanda es un gran comedor y se beneficiará de un fertilizante de alta calidad cada pocas semanas durante su temporada de crecimiento. Un fertilizante para todo uso como 10-10-10 o incluso 20-20-20 está bien para la lavanda, pero asegúrese de diluirlo a la mitad antes de aplicarlo a su planta. Además, evite usar un fertilizante que contenga demasiado nitrógeno, ya que esto puede promover el crecimiento de las hojas a expensas de la producción de flores.

En general, debe fertilizar sus plantas de lavanda de interior cada dos semanas durante su temporada de crecimiento, que normalmente se extiende desde principios de primavera hasta finales de verano. Sin embargo, es posible que deba ajustar este programa según el tipo de fertilizante que use y la salud de su planta. Por ejemplo, si está usando un fertilizante de liberación lenta, puede reducir la frecuencia a una vez cada cuatro semanas. Por otro lado, si su planta parece particularmente enfermiza o atrofiada, es posible que deba fertilizarla con más frecuencia.

Como siempre, al mantener las plantas de interior, asegúrese de vigilar su lavanda y hacer los ajustes necesarios. La fertilización excesiva puede dañar su planta, por lo que es importante encontrar un equilibrio que funcione tanto para usted como para su lavanda. Con un poco de prueba y error, pronto encontrará el programa de fertilización perfecto para plantas de lavanda de interior sanas y florecientes.

Problemas de plagas con lavanda cultivada en interiores

Si cultiva lavanda en el interior, es posible que le preocupen las plagas. La lavanda es una planta bastante resistente, pero hay algunas plagas que pueden causar problemas. Esto es lo que debe buscar y cómo tratarlo.

Una de las plagas más comunes que afectan a la lavanda es la araña roja. Estas diminutas criaturas chupan la savia de las hojas, lo que hace que se vuelvan amarillas y finalmente mueran. Si ve telarañas en las hojas o tallos de su lavanda, es probable que los ácaros sean los culpables.

La mejor manera de deshacerse de los ácaros es rociarlos con agua. Esto los sacará de la planta y los matará. También puede intentar usar jabón insecticida o un pesticida orgánico.

Otra plaga común que afecta a la lavanda es el pulgón. Los pulgones son pequeños insectos de cuerpo blando que se alimentan de la savia de las plantas. Pueden hacer que las hojas de lavanda se enrosquen y distorsionen. Si ves pulgones en tu planta, puedes rociarlos con agua o jabón insecticida para deshacerte de ellos.

Si nota plagas en su lavanda, no entre en pánico. La mayoría de ellos se pueden tratar con relativa facilidad. Solo asegúrese de revisar sus plantas regularmente y tome medidas si ve algún signo de problema.

Pensamientos finales

Para concluir, las plantas de lavanda de interior son fáciles de cuidar siempre y cuando les proporciones la cantidad adecuada de luz, agua y nutrientes. También toleran una amplia gama de temperaturas, por lo que puedes cultivarlas en la mayoría de los hogares y oficinas. Con un poco de cuidado, su planta de lavanda de interior prosperará y producirá hermosas flores durante muchos años.